viernes, 25 de mayo de 2012

25 de mayo de 1810:






Algunos mirarán fríamente aquellos acontecimientos como «ideales» carentes de vigencia, limitándose a una exteriorización de homenaje formal y nada más que ritual.
Sin embargo, los propósitos y anhelos albergados por los padres de la patria nunca han dejado de tener actualidad y más que nunca hoy, en este momento de profunda crisis moral, material y espiritual de nuestra sociedad, que se encuentra sumida en sus contradicciones e incertidumbres. ¡así No Se Hace la Patria ni el País, debemos hacerlo entre todos y para todos. Inteligentemente!
Debemos reafirmar en nuestra Sociedad Argentina los valores rectores que deben guiar nuestras conductas y que no son otros que la unión y la solidaridad, pudiendo de esta manera superar el individualismo absoluto que lesiona la dignidad de los hombres y conspira contra el ideario de «Nación» que debemos poseer como ciudadanos, debidamente cohesionados a la luz de una común identidad de destino y país.
Debemos acudir a la Educación y a la Cultura como instrumentos idóneos y eficaces, que son el motor del cambio.